logo1

Artículos y Publicaciones

Alimentación en el primer año de vida.

La alimentación en el primer año de vida es motivo de constantes cambios, y de discusión entre expertos, dada la gran importancia que entraña.

Un niño podría ser alimentado de leche materna de forma exclusiva hasta el sexto- octavo mes de vida; entendiendo las variaciones de los diferentes colectivos.  Los expertos subrayan la necesidad de la alimentación complementaria a partir del cuarto al sexto mes de vida.

El motivo más importante para la introducción de la alimentación complementaria, es el aumento de las necesidades calóricas del niño, necesarias para crecer de forma adecuada.  A partir del sexto mes la velocidad de crecimiento aumenta significativamente, y así los requerimientos nutricionales son también mayores.

La edad recomendada de introducción es entre los 4 - 6 meses, siendo preferibles los 6 meses puesto que la funcionabilidad del aparato digestivo y del riñón es ya casi completa a esta edad y la madurez es mayor, aunque no completa hasta el primer año de vida. 

Es por ello que la introducción de la alimentación, ha de ser paulatina y lenta.

Además, el reflejo de succión que tienen los bebes, acompañado de la extracción del contenido de la boca con la lengua, desaparece a esta edad; comenzado pues a partir de esta edad la masticación y la deglución.

Para disminuir el riesgo de alergias, la introducción ha de ser lenta y progresiva.   A si pues, son muchos los motivos para introducir la alimentación complementaria de este modo.

Puntualizar, que no hay que dejar de darle leche al niño, si puede ser materna, mejor, si no de fórmula, junto a los lácteos, ha de tomar al menos 500 ml diarios para cubrir las necesidades nutricionales.( Siempre, quede claro, estamos hablando a partir del sexto mes)

El orden de introducción, puede variar por diferentes factores, el facultativo que la introduce, el niño al que se le está introduciendo, el país de origen o procedencia e incluso las propias creencias religiosas. En España, la introducción, está marcada por nuestra dieta mediterránea, que como todo el mundo sabe, es icono del buen comer.

Las pautas que doy, insisto, no son ley.  Cada facultativo le introducirá a tu hijo la alimentación, según tu niño precise.  Cada niño es diferente. ¿A que no le salen los dientes a todos los niños a la vez? 

Sirva esta publicación como orientación, pero sigue las pautas que te establezca el facultativo que controle habitualmente a tu niño, que es quien realmente lo conoce. 

Dicho esto os voy a explicar las pautas conforme a lo que yo hago en mi consulta, y lógicamente he hecho con mis hijas.

Si el niño va justo de peso, se pueden introducir los cereales  sin gluten a partir del 4º mes, un cacito o dos añadidos al bibe de la noche, hará que alargue las horas de sueño. Hay niños que les produce gases, por lo que la introducción será por la mañana. 

Si el niño va bien de crecimiento entorno a peso respecto a la talla, la introducción, yo la hago en el 5º mes.


A la semana de la introducción de los cereales sin gluten, se le ofrecerá una naranja diluida al 50% con agua (más o menos 30 + 30 de agua), y posteriormente un poco de leche (materna o bebe unos 120ml). Esto en la hora de la merienda, que suele ser la toma de las 16h- 18h.

Una vez hemos confirmado que tolera la naranja diluida y no tiene ninguna reacción, a mí me gusta introducir la manzana y la pera.  Si sale muy acida la mezcla, yo les aconsejo a mis mamás, que hagan con la manzana un poco de compota (poniendo un poco de manzana pelada en un cazo, con muy poquita agua y a fuego lento, la manzana suelta los azucares naturales y sabe más dulce; siendo así la mezcla, más sabrosa para el niño).  A la semana se introduce el plátano maduro.

La introducción de los alimentos ha de ser lenta, porque, además de las razones anteriormente expuestas, si hay una reacción alérgica, rápidamente identificaremos el porqué.

A partir del 6º mes, se introducen las verduras. Las verduras pueden usarse todas excepto las de hoja verde (espinacas, col, acelgas...). 
Siempre hay que introducir algo rico en almidón como lo es la patata, y algo naranja, por los Beta carotenos y antioxidantes (zanahoria y/o calabaza naranja), a esto añadir las verduras.

Al hacer el caldo, añadir un hueso pequeño de jamón o un trocito jamón duro para darle sabor (que luego se quita).

El aceite de oliva, es muy importante, si se añade en cocción ha de ser de 1º, y si lo añades en crudo de 0'4º.  Puedes hacer el caldo para varios días y guardarlo en la nevera, triturando solo lo que necesites en el momento de darle al niño.

Una vez introducidas las verduras, puedes iniciar la introducción de la carne, en este orden: pollo, pavo, ternera y cordero.

SIEMPRE con un intervalo de tiempo de una semana, porque si hubiera algo que le de reacción, enseguida lo identificaremos.

Del Pollo y del pavo, dale el muslo y contra muslo; de la ternera, la lechal; y del codero el jarrete.

Si la introducción la has hecho paulatina y por semanas, nos hemos metido en el 7º mes largo.

RESUMEN:

4º - 5º MES: cereales sin gluten Naranja diluida con agua y sin azucares Naranja sin diluir con manzana y pera Naranja sin diluir con manzana, pera y plátano

6º MES: TODAS las verduras EXCEPTO LAS DE HOJA VERDE (por la cantidad de nitritos y difícil metabolización). Pollo (muslo/contra muslo) Pavo (muslo/contramuslo) Ternera (lechal) Cordero (jarrete/pierna)

Dra. SERRANO MORENO

Compañías

Links/Ofertas

Síguenos en:
google plus linkedin facebook twiter