logo1

Artículos y Publicaciones

¿Donde está mi salud?.

Parece lógico que la preocupación por la salud siga estando entre los temas preferidos.  Pero desde hoy, os propongo que la salud la veamos o, mejor, la vivamos como algo todavía mucho más personal.  Y os lo voy a explicar.

Por lo común, la salud suele verse como algo que se tiene, se posee de forma natural y, en un momento determinado, se pierde.  Entonces uno recurre al médico.   

Este profesional con tratamientos o medicinas más o menos complejas, consigue en muchos casos que el enfermo recupere de nuevo su salud “perdida”.  

Parecería que la salud es como otra “cosa” cualquiera que se pierde y se encuentra…

Aquí y ahora os propongo, que la veamos como un valor, que hay que cuidar y respetar.  

 La salud no es una cosa añadida, eres tú.  

No es responsabilidad del médico, es tu responsabilidad.  El médico es un medio en la cadena para mantenerla.  

 Los médicos somos los que más entendemos de medicina, pero de la salud de cada uno, es uno mismo el que más entiende.

Cuántas veces hemos dicho, o al menos lo hemos oído “pues si no puedo beber, ni fumar, que me queda”, “el régimen está para saltárselo”, “los médicos solo saben prohibir cosas...”.  Quizá el problema de fondo, es que no nos hemos planteado, que es la salud para nosotros.  Hay que tener una jerarquía de valores, y el principal es  LA SALUD. 
 
Cuidamos de los nuestros de forma natural… ¿y porque no cuidarnos nosotras? Cuidar la propia vida, concederle calidad, hacerla saludable, yo lo veo como una exigencia básica.

No te acuerdes de tu salud cuando la pierdas, acuérdate todos los días, mantenla VIVA.  

 Evita el alcohol, el tabaco y haz ejercicio regularmente.

Una dieta saludable, complementa de forma implícita a todo lo que hemos comentado sobre la salud.  Esta implica hacer 5 comidas diarias,  beber al menos 2 litros de agua diarios. Tomar al menos 2 – 3 raciones diarias de fruta y verdura.  Es fundamental poner pescado en tu vida por los ácidos grasos omega, tan de moda hoy en día.  Toma algo de carne roja pero preferiblemente que sea blanca.  Toma pan, y cereales.  Procura compensar las proteínas y los hidratos de carbono, siempre disminuyendo la ingesta de grasas.

Si tienes dudas consulta a alguien que sepa de nutrición.  

Y si decides hacer dietas restrictivas, que alguien te controle, pueden llegar a ser muy peligrosas.  Ten cuidado con lo que comes.

Cuida tu salud, te pertenece de forma exclusiva


Dra. SERRANO MORENO

Compañías

Links/Ofertas

Síguenos en:
google plus linkedin facebook twiter