logo1

Artículos y Publicaciones

Mi niño no come ¿Que le ocurre?.

Nos toca hablar del niño malcomedor. ¿Qué es? ¿Qué hago? ¿Cómo lo identifico? ¿Qué consecuencias tendrá en su normal desarrollo?, estas y otras son preguntas que habitualmente, nos hacemos las mamás cuando nuestro hijo o hija nos come mal.  Muchas veces la respuesta es….” Ya comerá”, “no te preocupes, está dentro de percentiles”.

Como siempre os digo, este artículo, es una opinión personal.  En este caso concreto lo he basado en algunas charlas que he dado en ocasiones a padres y profesionales de salud. 

Son muchas las ocasiones en que los papas nos angustiamos ante situaciones de malcomedor, sin serlo. Y son muchos los niños que no tienen una dieta equilibrada, por  rechazar ciertos alimentos o todos en general.

El niño malcomedor se identifica principalmente por su mala conducta a la hora de comer, porque comen mal, muy poco, desmesuradamente lento y en un número pequeño de comidas.
Estos niños pueden tener un desarrollo físico normal, y no verse reflejado cuando se les mide en las tablas de crecimiento (en peso y talla).  Si bien es cierto que, no todos los niños que comen mal tienen bajo peso o en el caso contrario, sobrepeso.

Tener malos hábitos alimentarios no siempre se transcribe en un peso alterado.

Los hábitos de alimentación se reciben de la familia y en muchas ocasiones se manejan alimentos de elaboración rápida o precocinados, que pueden ser muy sabrosos para el niño, pero que contienen excesos de grasa o azúcar y no cumplen con los requerimientos de una dieta equilibrada.

La familia es la guía a seguir en la adquisición de hábitos nutricionales, factor que será determinante en la buena nutrición del niño.

Tenemos que reforzar los hábitos que incluyan alimentos frescos y equilibrados y no debemos patrocinar los caprichos y gustos inadecuados.

Además, hemos de controlar la influencia de la televisión y otras formas de promoción que llevan al niño a pedir cierto tipo de alimentos, casi siempre de bajo valor nutricional; golosinas o comidas ricas en azúcares y grasas, que no son adecuadas para él.

En el colegio también se producen presiones del grupo que llevan a modas de consumo de ciertos alimentos.

En la distribución de las comidas, se viene observando que hay una alta relación entre el desayuno y el rendimiento escolar. Se conoce que los niños que no desayunan muestran una disminución en su capacidad de concentración, aprendizaje y memoria.

Lamentablemente en nuestro medio es cada vez más frecuente el hecho de que un niño no desayune o lo haga mal y a medias; además se ha visto que a medida que aumenta la edad del niño, es mayor el porcentaje de omisión diaria del desayuno.

Para un buen nivel de salud y crecimiento es necesaria  la realización de 4 – 5 comidas diarias y variadas.  Esto previene enfermedades en edad adulta   (obesidad, hipercolesterolemia, diabetes,…), produce un correcto crecimiento (peso y talla) y previene problemas en el desarrollo intelectual.
Adquiriéndose, desde la edad temprana una buena rutina alimentaria, además de prevenir enfermedades; hay un buen nivel de salud y crecimiento y así no hay rechazos alimentarios

En el comportamiento del niño malcomedor, podemos diferenciar, al niño que come poca variedad (no comen ciertos alimentos y pueden rechazar la ingesta de alimentos nuevos), poca cantidad, pueden ser niños con comidas problemáticas (lentas generalmente y con muchas interrupciones), también hay niños que presenten desinterés por la comida, o conductas extravagantes (como llamar la atención para que la familia ceda a sus deseos, pedir otra comida diferente o ver la tv…).

Si tu hijo presenta alguna de estas características, no te angusties y pregúntale a alguien que sepa de nutrición y sea de tu entera confianza. El facultativo te ayudará siempre a identificar el tipo de malcomedor y te ayudará a encauzar el problema

Dra. SERRANO MORENO

Compañías

Links/Ofertas

Síguenos en:
google plus linkedin facebook twiter