logo1

Artículos y Publicaciones

Obesidad. Un problema desde la infancia.

La obesidad es una enfermedad complicada, multifactorial y crónica, que suele iniciarse en la niñez y la adolescencia, y en la actualidad es un significativo y progresivo problema de salud pública en dicho sector de la población.

Se caracteriza por un exceso de grasa en el organismo que conlleva consecuencias contraproducentes para la salud. 

Aparece cuando el aporte de energía es superior al gasto energético, es decir, cuando se come más de lo que el cuerpo llega a consumir.  Aunque los factores genéticos desempeñan un papel importante en la predisposición a la obesidad, la causa principal convive en un estilo de vida sedentario y a una alimentación inadecuada, en la cual el aporte de energía es superior al necesario. Los malos hábitos; el exceso de los fritos y bollería industrial; el picoteo; y la escasa presencia de frutas y verduras en la dieta infantil logra ayudar a que se produzca obesidad.

La incidencia de obesidad infantil y juvenil en España ha sido la causa de la puesta en marcha de campañas de educación nutricional, como la estrategia NAOS (nutrición, actividad física, prevención de la obesidad y salud) cuyo objetivo es mejorar los hábitos alimenticios e inspirar la práctica habitual de actividad física, especialmente, entre los más jóvenes.
La inexistencia de cifras de prevalencia de obesidad a escala nacional motivó que el Estudio enKid, diseñado para evaluar los hábitos alimentarios y el estado nutricional de la población infantil y juvenil española (1998-2000), incluyera su valoración.

La obesidad infantil debe de ser tratada lo antes posible. 

Los padres desempeñan un papel enormemente importante en su identificación y tratamiento. Ante todo, deben advertir las causas del sobrepeso, tener buen asesoramiento sobre nutrición básica para, junto con el pediatra, contribuir a que el niño adquiera unos hábitos alimentarios saludables.

Hay que ser lo bastantemente hábil, para no interferir demasiado en las preferencias del niño y también lo suficientemente firmes para imponer unos buenos hábitos alimentarios: dos buenas comidas, más el desayuno, el almuerzo y la merienda son suficientes para cubrir todas sus necesidades diarias.

A modo de curiosidad, ahí cito algunos datos, resultado del estudio anteriormente citado.  Son lo suficientemente alarmantes, como para empezar a preocuparnos:
La prevalencia de obesidad en España es del 13,9%, y la de sobrepeso y obesidad, del 26,3% (sólo sobrepeso, 12,4%). La obesidad es mayor en varones (15,6%) que en mujeres (12%), y también el sobrepeso. Por edades, los jóvenes de 6 a 13 años presentan valores más elevados de obesidad. Por zonas geográficas, Canarias y Andalucía tienen las cifras más elevadas, y el nordeste peninsular las más bajas. La obesidad es mayor en niveles socioeconómicos y de estudios más bajos, y entre aquellas personas que no desayunan o desayunan mal.
Por todo ello, quisiera concienciar a todos los lectores de la importancia de la alimentación y de la nutrición en nuestras vidas.

Ese es el lema que quiero difundir a todos mis pacientes:

UNA DIETA SALUDABLE. UN ESTILO DE VIDA MÁS SANO

Dra. SERRANO MORENO

Compañías

Links/Ofertas

Síguenos en:
google plus linkedin facebook twiter