logo1

Artículos y Publicaciones

Nutrición en el post-parto y durante la lactancia.

La alimentación en el postparto y la lactancia es fundamental, para la recuperación del peso ganado durante el embarazo y sobre todo, recalcar la importancia de que lo que nosotras nos tomemos repercutirá de forma positiva o negativa en nuestra leche para alimentar a nuestro/a lactantito/a.


En la alimentación familiar, hay que realizar 5 comidas diarias.


Es fundamental, seguir un ritmo habitual en la alimentación diaria. Ya sea en embarazo, en la lactancia, en la mujer trabajadora o en deportista de élite. Entiendo que el organismo ha de incorporar a “su disco duro”, el concepto de estar activo continuamente, para que no acumule reservas en exceso.


Me gustaría, marcar unas pautas generales de alimentación. Reitero como en innumerables ocasiones, que es una opinión personal e intransferible; dejando siempre claro que cada persona tiene unos hábitos y gustos, que siempre hay que respetar y valorar. Es importante, ir siempre de la mano de un profesional.


Son 5 comidas. No saltarse esas comidas y picotear entre horas, ya que esto hace que uno se alimente inadecuadamente y en exceso.

Incorporar 3 – 4 huevos a la semana son fundamentales por el aporte proteínico, de alto valor biológico. Teniendo siempre claro que la grasa está en la yema, es decir el colesterol. Por ello, me gusta insistir, que la alimentación debe de ir guiada siempre de la mano de un nutricionista, para así poder hacer los controles analíticos pertinentes.

Evitar los fritos y elegir siempre métodos de cocción como son: plancha, horno, hervido, al vapor, papillote, etc.

Beber agua, dos litros diarios como mínimo.

Evitar los refrescos azucarados y muy calóricos. Sustituir por infusiones edulcoradas o no frías o calientes, ayudan a eliminar líquidos sobrantes y mejoran el tránsito intestinal

Evitar también consumir hidratos de carbono simples: dulces, azúcares,  golosinas, chocolates, etc.

La miel aunque se trate de un hidrato de carbono simple, tiene múltiples propiedades, que impiden que la saquemos de forma definitiva de nuestra dieta, así que al menos una o dos cucharadas a la semana pueden usarse como edulcorante natural de nuestras infusiones

Reducir al máximo o evitar amasados y productos de pastelería.

Incluir diariamente al menos 5 porciones de fruta y de verdura diarias.  Tienen gran valor biológico poseen mucha vitaminas minerales y además son antioxidantes.

Los cereales integrales, aportan energía y generan sensación de saciedad.

Las legumbres  con verduras una vez a la semana, son fuente importante de vitaminas, y hierro

Los alimentos integrales, son ricos en fibra y las calorías son similares a los no integrales; resultan útiles a la hora de evitar el estreñimiento y depurar al organismo. Tienen además un efecto saciante.

Los lácteos deben consumirse siempre desnatados, para reducir la ingesta de grasas, pero debemos asegurarnos el aporte adecuado de calcio a través de yogurt, leche y quesos.

La incorporación de carne roja es importante por su importante cantidad en hierro, pero siempre deben elegirse cortes magros. Se recomienda consumir una o dos veces a la semana como máximo.

Incorporar pescado diariamente, ya que aportan proteínas de alto valor biológico y grasas insaturadas muy beneficiosas para la salud.

Las carnes blancas siempre se deben consumir sin piel, a diario.

El Aceite de oliva, antioxidante por excelencia, aporta un sin número de beneficios. Máximo dos cucharadas soperas diarias

Todas estas pautas incluidas en un plan de alimentación saludable; y complementada con la práctica regular de ejercicio, ayudarán a recuperar gradualmente todos esos kilos extra, ganados durante el embarazo.

Dra. SERRANO MORENO

Compañías

Links/Ofertas

Síguenos en:
google plus linkedin facebook twiter